OTRO SUEÑO CUMPLIDO Testimonio de Emiliana

OTRO SUEÑO CUMPLIDO Testimonio de Emiliana

Llegué a la Iglesia luego de una separación de una relación 5 años. Un día llegué a la Parroquia, sentía que no daba más, pidiendo por favor que el Padre me ayudara, necesitaba que me liberen de cosas que me habían hecho “trabajos” que le dicen. Por estar tan mal y perdida me encontré con gente que decían “ayudarme”, sin darme cuenta y con esa viveza que tienen esas personas, me llevaron a lugares muy oscuros que sólo sirvió para sentirme más sola y desesperada. Siempre recuerdo el amor y la contención con las que me atendieron cuando llamé tan desesperada. Ahí fue cuando sentí que estaba en el lugar correcto.
El padre me atendió particularmente, sentí tanta paz!!! Desde ese día no falto a las misas de los miércoles de sanación y liberación.
En una de mis últimas charlas con el padre le confesé que el sueño de toda mi vida era ser madre, por 5 años busqué, sin tratamiento, pero sin éxito. Después de muchos análisis me dio que era por mi insulino-resistencia la imposibilidad de embarazo.
El padre me dijo: “Tranquila, la Virgen te va a ayudar”.
Dios me cruzó con el hombre que me hizo volver a creer, y digo Dios porque nos cruzamos en la puerta de la iglesia. Logré normalizar mi insulina con medicación pero para mí fue esencial haber encontrado la verdadera paz interior en misa. Hoy puedo decir: “sueño cumplido”. Llevo en mi vientre la demostración de que con mi Dios todo lo puedo.
Gracias San Ramón, que tanto te pedí, llevo un embarazo de 4 meses. Gracias Padre Rene por siempre gracias, a sus secretarias Mariela, Graciela y Cintia.
Gracias a cada uno de sus colaboradores, por la contención y entrega.
Me despido con esta frase: “Cada niño nos trae el mensaje de que Dios no ha perdido aún la esperanza en los hombres”.

Emiliana Grasa, 38 años (Lobos)

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *